viernes, 6 de agosto de 2010

"Inception", de Christopher Nolan (2010).





"Al este de Shangtu, Kubla Khan erigió un palacio,
según un plano que había visto en un sueño
y que guardaba en la memoria".
Visir de Ghazan Mahmud, descendiente de Kubla.


Inception no es ningún origen en la filmografía de Christopher Nolan (seguramente el reconocimiento sea para Memento); quien intenta concebir una magna representación que abarque todo lo que esté a su premeditado alcance, sin renunciar a notables efectos visuales que terminan atentando contra la (las) trama (as) a exponer. En este punto hay una intrínseca relación con recientes producciones, como el caso de Synecdoche N.Y (2008) de Charlie Kaufman.

El campo se expande: un laberinto circular, un sueño, los sueños. La trama lo es todo: al servicio de los ladrillos, la gravedad y la penetración en el subconsciente compartido con un fin. Más allá del claro corte mitológico intelectual, como la significación de personajes como Ariadna o Mal, Inception es un puzzle abstraído en su desarrollo y bifurcaciones. Pero lo que queda claro es que desde el guión, la obra busca una quimera eludiendo caminos.




Dom Cobb (Leonardo Di Caprio) es el "extractor" que se hace llamar seguridad: el encargado de reclutar partes (personas) para ingresar al subconsciente de un "objetivo" y robar información. El mecanismo resulta una panacea cuesta arriba para la película: la tecnología invade la mente, tesoro del hombre. En este caso por una redención familiar del protagonista: la vuelta a su país, al hogar y a sus niños, y también por buen dinero. Estas partes, componentes para armar, son: Yusuf, el químico, Arthur el "point man" (la clave), Ariadna, la arquitecta del laberinto onírico, Saito el "businessman" quien promete a Cobb una redención familiar si hace un último trabajo, y Fischer, el objetivo, heredero de un imperio económico. Cobb será el encargado de plantar una semilla-idea en el cerebro del joven heredero, la competencia del millonario Saito en su macro-imperio económico empresarial.

Los personajes no tienen peso propio y son oprimidos por la trama desde el comienzo del guión. Nolan dejó de lado la significancia del personaje luego de cimentar junto a su hermano Jonathan uno de los más convincentes de los últimos diez años que dio Hollywood: el "Joker" de The Dark Knight (2008), film anterior del director. En este nuevo trabajo, Cillian Murphy en el papel de Fischer afirma que es un actor con presencia (nada nuevo luego de su delicada labor en The wind that shakes the Barley, 2006). Marion Cotillard (La Vie en Rose, 2007) interpreta a Mal, la esposa de Cobb, habitante de un espacio de carácter dantesco, de entrada y "origen" de los sueños de su pareja. Murphy y Cotillard son los actores más consistentes del reparto, mientras que Di Caprio, Ellen Page (Ariadna) y Ken Watanabe (Saito) están a la altura sin necesidad de pellizcarse para despertar. Nolan vuelve a contar con Michael Caine (tras la saga de Batman, The Prestige), esta vez en un rol secundario como padre de Cobb.

Un film donde proliferan efectos visuales cautivos del mundo de los sueños. Mundo que aquí parece siempre operable: vemos Paris dada vuelta, rotando para formar un cielo, un techo compuesto por sus propios edificios; distinguimos al joven Arthur (Joseph Gordon-Levitt) luchando a los tiros y a las piñas en un edificio sin leyes de gravedad, atando a personas y generando explosiones; nos enseñan trucos de espejos en el puente Bir-Hakeim de Paris (inferiores a algunos que logra por sí mismo el Metro línea 6 en su paso por las noches). Sueños y espejos son recurrentes (desde Carroll hasta Cocteau, desde von Sternberg hasta Lynch): es adrede que los dos hijos de Cobb aparezcan vistiendo siempre la misma ropa, a medida que se suceden en el sueño o son vistos en el supuesto tiempo "real", o plano madre. No así el llamado "Limbo": zona de una clarividente arquitectura en efectos y construcciones con mayor relevancia sobre la base de la trama (casas de infancia, de los “buenos momentos” que trae la memoria).




Pero hay más: el uso de la canción Non, Je ne regrette rien de Edith Piaf, y los "kicks", la sensación de caer que hace despertar del sueño de cada una de las partes, de estos soñadores que comparten sueños (uno lo hace al caer una camioneta de un puente, otro transita sin ley de gravedad con efectos estilo Matrix en un edificio, otro vuela una fortaleza en la nieve) y tienen un propósito en común, que el desenlace puede develar o aproximar. Subconsciente, trabajo entre sombras e interposición de escenarios son moneda corriente y acumulable. Hay acción y se generan inquietudes. Era de esperar que esta producción de Nolan trajera cola apenas viera la luz. Lo llamativo es lo que ha provocado con inmediatez, ese grito en el cielo de "film revolucionario" a viva voce, como si las opiniones se gestaran en una sala de emergencias. Inception requiere tiempo y crecerá o decrecerá por sí misma (ya que eso sí edificó), sin necesidad de histerias.













Wally Pfister logró una gran fotografía, y no sólo por sus escenarios exóticos (como ocurrió en Batman Begins, 2005) bajo avalanchas de nieve o dar vuelta una metrópoli. Su gran acierto son los interiores logrados: desde la escena inicial de la visita de Cobb a Saito hasta habitaciones de hotel o pasillos de edificios. Hans Zimmer, encargado de la música, está presente con una labor aceptable y de considerable relación al anterior film de Nolan, el segundo sobre el hombre murciélago.

Parece ser que en estos próximos años Hollywood apelará al metalenguaje basado en juegos psicológicos. Se está dejando de lado la renta de los virus, cataclismos que sólo justifiquen balazos, síntomas patrioteros post 11 de Setiembre, guerras, Iraq, Afganistán. Entramados de la mente humana afloran: se viene vendaval. Luego del gran acierto de la serie televisiva Lost, llega una dirección comunicacional de orbe "similar" (hasta el concepto de redención en aviones que aterrizan, en check-ins de aeropuertos). La bandera está clavada en tierra, pero ésta no parece tan fértil. De todos modos, Nolan está del lado de los que intentar retar e innovar. 

Inception es un aceptable film, pero no es un atrapasueños. Se sirve de los sueños únicamente como punto de partida. Va desde el vamos por todo y su desenlace es discutible, más allá de la diversidad de opiniones y lo que la obra logre o no. Y el medio en este caso le jugó en contra: los límites del lenguaje cinematográfico. Además hubo varias concesiones y abuso de recursos (explosiones, redenciones, cuentas bancarias, y formación de diálogos que al iluminar oscurecían de inmediato, casi con urgencia). Hay influencias de Alphaville (1965) de Jean-Luc Godard, esa kafkiana pesadilla económica sobre la lente. Hay momentos para todo. Inception es un puzzle y quiere ser laberinto. Pero hay laberintos que se construyen sin la ciega insistencia por el premio final, el Minotauro: Jorge Luis Borges, La Casa de Asterión, por ejemplo, sale del mito sólo para sorprender, para crear luz. Ahí la justificación de sus dos hojas de contenido. Si querés China, tenés que pisar al menos alguno de sus puertos linderos. Quizá Mulholland Drive (2001) fue la película de este siglo que, bajo sus obvias pretensiones cinematográficas, oníricas y persecutorias, haya logrado hacer pie en la orilla tras la oleada del mar. 2001 de Kubrick y 8 1/2 de Fellini, han logrado el mar.

Esta obra de Christopher Nolan ilustra el ejemplo de llamar al loco y al arquitecto en aquella vieja receta de cómo crear. Pero estos aquí reinvierten sus roles en demasía. Además, si todo (o algún claro remanente) fuera cierto para adaptar esta "idea" a un lenguaje audiovisual, siempre quedan atrás otros sentidos. Ojo con esto, ya que uno podría encontrar algo más potencial que esta magna idea en un propio sueño, en su propia cama, sin butacas a su alrededor, en su propia imaginación (sumémosle el olfato, el tacto) y, con mucha fortuna, recordar apenas alguna nimiedad al despertar.


Inception (2010).
Guión, dirección y producción: Christopher Nolan.
Fotografía: Wally Pfister.
Actores: Leonardo DiCaprio, Joseph Gordon-Levitt, Ellen Page, Marion Cotillard, Cillian Murphy, Ken Watanabe.
Música: Hans Zimmer.
Duración: 148 minutos.


9 comentarios:

Laura dijo...

Me quedé en la frase del principio de la reseña, la cual me pareció sinceramente EXCELENTE.
Este fin de semana tengo pensada verla para después tener mi opinión.

Beso, Laura

Maco dijo...

No me gusta que me cuenten las películas. Así que leí solo el primer párrafo, miré la imagen de las posibles "claves" de Inception, y ahora quiero ver esta película.

Después de verla voy a leer el resto.

Andres dijo...

Barrilete cósmico. Un golazo el post!! Saludos, llegando desde LR!

Sergio dijo...

No comenté hasta el momento porque no la había visto. Ayer de tarde lo hice y me gustó mucho. La reseña que hiciste es muy buena e informativa y algunas frases que mechaste "de antologia". Recomiendo leer la reseña luego de ver la pelicula y con atencion que aporta bastante.

Saludo, Sergio

Sergio dijo...

"Además si todo (o algún claro remanente) fuera cierto para adaptar esta "idea" a un lenguaje audiovisual, siempre quedan atrás otros sentidos".

Sin dudas, una de las frases que mas me llegaron del post.

TORO SALVAJE dijo...

Iré a verla.

A ver que tal. Después de leerte todavía tengo más ganas.

Saludos.

Anónimo dijo...

COCTEAU!!!!!

Cordelia dijo...

estoy echando a suertes si leer tu opinión antes o después de ver la película

...mmm...

Mastodonte dijo...

De acuerdo con la mayoría de puntos que tratas. Gracias por iluminar con una letra concisa y clara. Nolan es el puto amo!